Por qué se Inflama el Páncreas: Pancreatitis Tratamiento Farmacológico

pancreatitis

tratamientos para desinflama el Páncreas

Fármacos y Terapias para Tratar la Pancreatitis

El páncreas es una glándula alargada, ubicada en la parte superior de la cavidad abdominal, detrás del estómago y debajo del hígado. Este órgano pequeño pertenece tanto al sistema digestivo como al sistema endocrino. El páncreas, de hecho, es muy importante para la secreción de enzimas que ayudan a digerir los carbohidratos y los lípidos complejos; Además, produce insulina y hormonas glucagón, que regulan el nivel de glucosa en la sangre.

Puedes padecer pancreatitis y requerir de atención medica oportuna, ya que quedarte así te podría conducir a males mayores. Si notas inflamación y dolor del abdomen o excesivos gases, incluso nauseas e inapetencia deberías acudir a un centro de asistencia médica o llamar a tu médico de confianza para que te evalúe y diagnostique tu caso. Lo que mas importaría en este momento es confirmar o descartar que presentas un cuadro de pancreatitis para actuar de acuerdo a la patología detectada.

 

Qué es la Pancreatitis y Cuáles son sus Causas

La pancreatitis, es decir, la inflamación del páncreas, puede deberse a diversas causas. la más común está representada por enfermedades del tracto biliar, en particular de la vesícula biliar y cálculos en el hígado. Si sufres de cálculos biliar estas pequeñas piedras pueden, terminar en el colédoco, un conducto pequeño que transporta la bilis desde la vesícula hasta la parte inicial del intestino delgado.

El conducto pancreático también fluye hacia el colédoco, de modo que su obstrucción evita que el páncreas vierta sus jugos digestivos en el intestino. Al retenerse en el páncreas, las enzimas digestivas pueden activarse ya dentro de la glándula, incluso dañándola gravemente. El resultado es una fuerte reacción inflamatoria, que induce la muerte progresiva de las células pancreáticas.

También te Puede Interesar  Cura para Fibromialgia: Tratamiento Farmacológico para el Dolor de Nervio

Las consecuencias que puedes padecer son fuertes dolores en el abdomen, náuseas, pesadez en el estómago, dificultades digestivas y vómitos. Sin embargo, el cuadro patológico es muy variable, va desde formas leves, que se resuelven en pocos días, a formas graves, que incluso pueden tener una evolución fatal.

 

Tipos de Pancreatitis

La pancreatitis puede ocurrir en dos formas diferentes: aguda y crónica. La pancreatitis aguda ocurre de forma repentina y violenta. Se manifiesta con dolor intenso en la parte superior del abdomen, irradiado a la espalda y, a menudo, asociado con náuseas, vómitos, sudoración y fiebre. Las principales complicaciones de esta inflamación aguda están representadas por el daño del tejido pancreático, con formación de pseudoquistes que pueden infectarse y formar abscesos.

En los casos más graves, por otro lado, las complicaciones pueden ser sistémicas y la enfermedad puede convertirse en septicemia, shock, insuficiencia renal y respiratoria.

La pancreatitis crónica, por otro lado, es un proceso inflamatorio menos violento, pero continúa a lo largo del tiempo y conduce a la destrucción progresiva de la glándula y, por lo tanto, a su disfunción. Con el tiempo, el páncreas tiende a calcificarse, a reemplazar las células pancreáticas dañadas con tejido cicatricial. El síntoma principal de la pancreatitis crónica es el dolor abdominal continuo o intermitente, asociado con una pérdida de peso lenta.

Además, la pancreatitis crónica conduce al desarrollo de problemas digestivos, la absorción deficiente de muchos nutrientes, pero sobre todo causa diabetes. Como te dije antes la pancreatitis puede deberse a varias causas a menudo atribuibles a la presencia de cálculos biliares, sin embargo, el obstáculo para la salida correcta del jugo pancreático también puede estar relacionado con otras enfermedades, como la fibrosis quística.

También te Puede Interesar  Tratamiento Insuficiencia Cardíaca Congestiva: Como Aliviarla con Fármacos

El abuso de algunos medicamentos, como los diuréticos, estrógenos, tetraciclinas y corticosteroides, puede tener efectos tóxicos en las células pancreáticas. Lo mismo ocurre con el consumo crónico de alcohol, un desencadenante muy importante. En la base de la pancreatitis, también puede haber otras enfermedades del sistema gastrointestinal, anomalías anatómicas del páncreas, un aumento agudo de los triglicéridos en la sangre, tumores, hipercalcemia y algunas infecciones, especialmente las virales.

La pancreatitis también es una posible complicación de un traumatismo en el páncreas, como en el caso de un fuerte golpe en el abdomen, las operaciones de diagnóstico no se realizan correctamente y los procedimientos quirúrgicos en los órganos vecinos, como el estómago, el duodeno y el tracto biliar. A veces, el origen de la pancreatitis sigue siendo desconocido.

Con respecto a la pancreatitis crónica, se debe tener en cuenta que el proceso inflamatorio puede continuar por muchas causas, que aún no se conocen completamente. Probablemente, los factores genéticos y autoinmunes participan en el origen, en el sentido de que la inflamación puede desencadenarse por una reacción anormal del sistema inmunitario, que se vuelve contra las células sanas del páncreas y las daña.

 

Diagnóstico de la Pancreatitis

En cuanto al diagnóstico de la pancreatitis, las primeras indicaciones útiles se derivan del análisis de los síntomas informados por el paciente. Luego, gracias a los análisis de sangre, es posible encontrar un aumento en las enzimas pancreáticas. De hecho, si el tejido pancreático está dañado, estas enzimas pasan al torrente sanguíneo y se pueden evidenciar mediante simples análisis de sangre.

Debido al daño en el páncreas, la hiperglucemia, un signo de producción reducida de insulina, es frecuente. La ecografía y la TC también se utilizan para fines de diagnóstico. El ultrasonido puede dar una idea de la extensión del daño pancreático y, al mismo tiempo, es útil para revelar la posible presencia de cálculos biliares.

También te Puede Interesar  Características de la Tuberculosis: Tratamiento Farmacológico

Otras pruebas, como la TC abdominal realizada con medio de contraste y la resonancia magnética, permiten reconocer aún más claramente la pancreatitis, discriminan entre formas leves y más graves y controlan el curso de la enfermedad.

 

Terapias y Tratamientos para la Pancreatitis

La terapia de la pancreatitis consiste en eliminar primero la causa que desencadenó la inflamación del páncreas. Por ejemplo, dependiendo del caso, es posible intervenir quirúrgicamente para eliminar las piedras que obstruyen el conducto biliar común, evitar el consumo de alcohol, evitar el exceso de grasa y comer alimentos pesados difíciles de digerir.

El tratamiento es inicialmente conservador, basado en el ayuno y en la administración de nutrientes mediante el uso de un tubo nasogástrico. Esta terapia, en la práctica, apunta a poner el páncreas en reposo, por lo tanto, no se deben ingerir líquidos ni alimentos, sino solo nutrientes elementales que no requieren digestión.

Además de todo esto se establece un tratamiento farmacológico. La terapia médica se basa principalmente en el control del dolor con analgésicos y en la administración de soluciones rehidratantes para combatir la pérdida de líquidos causada por el vómito y el sudor. A los pacientes con las formas más graves también se les puede prescribir terapia con antibióticos para prevenir la infección del tejido pancreático necrótico y dañado. Las formas leves de pancreatitis aguda pueden retroceder en pocos días, sin consecuencias. Las formas más graves y crónicas, por otro lado, pueden requerir operaciones quirúrgicas repetidas, que tienen como objetivo drenar el conducto pancreático y eliminar los fragmentos de tejido dañado.

Puntúa este Articulo

Terminos Relacionados:

  • pancreatitis biliar medicamentos
/* */