Remedios Caseros para la Bronquitis en Bebes

Medicamentos para la Bronquitis en Bebes

Remedios Caseros para la Bronquitis en Bebes

Remedios para el tratamiento de la Bronquitis en Bebes

Una de las enfermedades más frecuentes en los niños es la bronquitis, más correctamente llamada bronquiolitis. Los primeros síntomas de la bronquitis en los niños suelen ser resfriados, tos, sibilancias, silbidos y una respiración entrecortada. La tos es muy insistente y se vuelve bastante difícil controlarla y calmarla.

Puede durar varios días incluso después de que el bebé se haya recuperado. Inicialmente parece tos seca y luego se vuelve grasosa con emisión de pus. La bronquitis a veces puede ir acompañada de un breve estado febril. La enfermedad tiene un curso muy rápido,  puede tomar solo dos o tres horas para notar una respiración en el niño más extenuante, acelerado y ruidoso.

Si el niño tiene dificultad para respirar, también puedes notar un movimiento particular de las fosas nasales. La bronquitis debe ser atendida por el pediatra quien, después de consultar al niño, decidirá cuál es el mejor tratamiento para el caso. Por lo general, se recetan medicamentos contra la fiebre, antibióticos para combatir las bacterias que causaron la bronquitis y un jarabe fluidizante para eliminar el exceso de flemas y la tos infantil.

Lo más probable es que el pediatra también recomiende un tratamiento de bronquitis en niños con aerosoles y broncodilatadores. La administración de antibióticos se produce solo en los casos en que el pediatra detecte un brote de bronquitis. La hospitalización es recomendable cuando el niño tiene dificultades para beber o comer, se vuelve cianótico, la frecuencia respiratoria supera las 70 respiraciones por minuto o si es particularmente apático.

Causas de Bronquitis en Niños

Las causas del desarrollo de formas bronquíticas en el más pequeño son generalmente virales.

Por lo tanto, el origen puede estar conectado tanto a un resfriado común como a otros tipos de infecciones de las vías respiratorias, generalmente vinculados a la estación, al cambio climático repentino y al contacto con otros niños afectados, como sucede a menudo en los jardines de infantes. Por lo general, se cura en unos pocos días, utilizando remedios suaves y naturales.

También te Puede Interesar  Para qué sirve la Nistatina crema para Bebes

Solo cuando la curación no se produce en los tiempos indicados por el pediatra, (cinco o seis días), se puede pensar en una interposición de causas bacterianas. Aquí, por lo tanto, se necesitan remedios más decisivos, como el uso de antibióticos. Además la bronquitis puede ocurrir tanto en forma aguda o de manera crónica.

La bronquitis en los niños también puede ser causada por el tabaquismo pasivo. Por lo tanto, es aconsejable evitar exponer al niño al humo tanto como sea posible, pero también al frío y al smog. También es muy importante recrear con frecuencia el aire de las salas y crear la humedad adecuada en los distintos espacios.

Haz que el Bebé tome mucha agua o manzanilla, especialmente en presencia de estados febriles. De esta forma, el cuerpo siempre estará bien hidratado. También es importante hacerle lavados nasales con agua salina, que promuevan la humedad de las membranas mucosas internas y por lo tanto le permitan mantener la nariz libre.

En cuanto a los alimentos, no se recomiendan todos los alimentos que aumentan el estado mucolítico, como los productos lácteos, los alimentos fritos y los postres durante el período de la enfermedad. Se recomiendan frutas y verduras en grandes cantidades.

Cómo Tratar la Bronquitis en los Bebés

Una vez que se ha considerado y evaluado el origen de la infección bronquial, se deben tomar las medidas necesarias para garantizar que no haya deterioro en las condiciones de salud. En primer lugar, es necesario darle mucha agua bebé, té de hierbas con miel y limón, lavados nasales hechos con soluciones salinas hipertónicas y biberones calientes para comer, todo esto con el propósito de fluidificar el moco.

En segundo lugar, debes ventilar y purificar los ambientes donde el  bebé pasa mas tiempo  lavar frecuentemente  sábanas, ropa de cama,  cortinas y alfombras. Finalmente, los productos naturales se pueden utilizar para purificar el aire a través de difusores, como el aceite de árbol de té o aerosoles naturales a base de pomelo, un excelente agente antibacteriano natural.

También te Puede Interesar  Como darle Medicina a mi Bebe sin que Vomite

El propóleo generalmente está indicado, disuelto en agua, solo para niños mayores de tres años. Está claro que cada uno de estos consejos no reemplaza la opinión de un médico o un experto, que siempre es importante consultar con anticipación.

Remedios Caseros Para la Bronquitis en Bebés

De igual manera puedes utilizar  remedios caseros para la bronquitis y así  aliviar los síntomas de la infección. Sin embargo, antes de darle al niño estos tratamientos, consulta a tu médico y obtén  el visto bueno. Esta consulta al médico  es principalmente  si el niño está recibiendo medicamentos para la infección ya que algunos de los remedios caseros pueden interactuar con el medicamento prescrito  con los consiguientes efectos secundarios negativos.

A continuación te menciono algunas de las formas caseras con las que puedes tratar  la bronquitis de tu Bebé:

Aumentar la ingesta de líquidos:

La tos y la fiebre pueden deshidratar al bebé. Así que dale muchos líquidos para beber. Debe beberse varias onzas de agua todos los días. También ayuda a diluir la mucosidad, lo que facilita que el cuerpo la elimine.

Colocar un  Humidificador:

Si el niño tiene dificultad para respirar mientras duerme o juega, usa un humidificador de niebla fría para humedecer el aire. Le ayudará a respirar más fácilmente. Sin embargo, limpia periódicamente el humidificador para evitar la propagación de gérmenes.

Jugo de arándano:

El jugo de arándano tiene un alto contenido de vitamina C, que es un refuerzo inmunológico. Ayuda al sistema inmunitario del niño a combatir las infecciones. Puedes hacer que el jugo sea más apetecible para tu hijo al mezclarlo con  un poco de limonada o compota de manzana.

Miel:

La miel tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Puede aliviar la inflamación del revestimiento de la vía aérea, lo que minimiza la tos. Puedes agregar miel a un poco de agua tibia y hacer que tu bebé lo beba. Alternativamente, dale una cucharadita. Si tu hijo tiene menos de un año, no le des miel, porque produce el botulismo infantil, que es un tipo de intoxicación alimentaria.

También te Puede Interesar  Medicamentos Para Tratar la Varicela en Niños y en Bebes

Frotamiento del pecho:

Frota el pecho  del Bebé con alguna crema o loción que contenga  mentol, eucalipto o alcanfor. La piel caliente ayuda con la tos persistente y seca. La acción de frotar aumenta el flujo sanguíneo hacia la región torácica, dilatando así los bronquios.

Timo:

El timo puede liberar el moco de las vías respiratorias y fortalecer los pulmones. Hierve el tomillo seco en una taza de agua. Déjalo reposar por 10 minutos antes de colarlo. Endulza  la mezcla con miel y haz  que tu bebé beba el té caliente de tomillo para aliviarlo.

Limón:

El limón tiene antioxidantes y es rico en vitamina C que estimula el sistema inmunológico. Pon algunas rodajas de limón en una taza de agua y deja hervir. Puedes agregar miel para hacer que la bebida sea más sabrosa. Dale a tu hijo esta bebida de limón regularmente.

Cúrcuma:

La cúrcuma se ha usado durante siglos para combatir infecciones y tratar y tratar diversas afecciones del  cuerpo. Tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias que pueden ayudar a tu bebé. Coloca una cucharadita de raíz de cúrcuma recién molida en un poco de leche tibia. Mezcla bien la cúrcuma, hasta que se derrita en la leche. Haz que tu hijo lo tome por la mañana con el estómago vacío para obtener los mejores resultados.

Epsom:

Los baños de sal de Epsom pueden aliviar la constricción de los bronquios y también eliminar las toxinas del cuerpo. Mezcla dos tazas de sal de Epsom en el agua de tu bebé y déjalo en remojo durante 30 minutos. Anímalo a inhalar el vapor para obtener resultados óptimos.

Recuerda no darle a tu hijo ningún remedio casero que suprima la tos. Es importante que el bebé expulse el moco, ya que lo ayudará a recuperarse. Si quieres calmar su garganta, la miel debería ser suficiente. La bronquitis en los niños puede ser de leve a grave. No ignores la tos que tiene tu hijo y procura llevarlo al médico. Lo último que desea es que la infección empeore y provoque complicaciones como neumonía.

Con el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado, la bronquitis no debe ser motivo de preocupación.

Puntúa este Articulo
/* */